historia-paranormal.jpg

"La Niña detrás de la cortina"

Historia de Carlos, Mérida, Yucatán.
Fue un 15 de mayo de 2019, y me encontraba en casa haciendo tarea del colegio a altas horas de la madrugada. Estaba agotado porque apenas había llegado del trabajo y no podía irme a dormir ya que sabía que tenía que terminar mi tarea.
Estaba en la sala de mi casa, con la laptop en la mesa, un café a mi izquierda y mis libretas a la derecha. Después de un par de horas, finalmente terminé y me disponía a dormir, pero sucedió algo muy extraño.
Se escuchaban risas de una niña provenientes del cuarto del fondo. Cabe recalcar que en ese cuarto solo duermen mi mamá y mi hermano. En casa no hay ninguna niña, ni tenemos hermanita; solo somos tres hermanos. Lentamente, las risas se convirtieron en llantos estremecedores que me erizaron la piel y me helaron la sangre.
No podía entender de qué se trataba. Apagué la laptop y guardé mis cosas, dispuesto a dirigirme a mi cuarto y escapar de lo que me atormentaba. Mi alivio duró poco. Al girar hacia mi cuarto, vi unos pies blancos asomando por debajo de la cortina que mi mamá había puesto ahí hace mucho tiempo.
Eran unos pies blancos, pálidos, como si pertenecieran a alguien muy enfermo o, peor aún, a alguien ya muerto. Escuchaba un quejido proveniente de la cortina. Estaba tan asustado que no entendía lo que decía, solo quería irme a dormir y que me dejaran en paz, pero en ese momento no pude moverme, solo observar esos pies que se distinguían en el oscuro y sombrío cuarto más allá de ellos.
La niña dio entre tres y cuatro pasos, dirigiéndose al cuarto del fondo. Se fue cantando, y su melodiosa y aterradora voz se fue desvaneciendo. Me armé de valor y entré al cuarto, pero solo encontré a mi hermano y a mi madre descansando. Apagué todo y me fui a dormir.
Regresar al blog

Deja un comentario